Libros y representaciones

«La ilustración es algo más que el ornato del libro,
ya que nos ofrece un comentario gráfico de su contenido
un reflejo de la sociedad en la que apareció el libro y,
en algunos casos, puede constituir principal motivo de interés.
»

Antes del cómic y el manga, antes de que la gente pensara que un niño necesita de dibujos para entender un texto y con ello colocara los libros ilustrados en una categoría pueril (sensación que los lectores de cómics conocen perfectamente), estos ya existían. ¡Los primeros datan ni más ni menos que del Antiguo Egipto! Se hicieron especialmente populares durante la Edad Media (si tenemos en cuenta la cantidad de libros que de hacían entonces, claro), auténticas obras de arte pintadas en pergamino, vitela y, más tarde, papel.

Ya en el siglo XVIII se convirtieron en un importante factor de desarrollo cultural, con numerosos lectores de mediana edad que exigían ilustraciones en sus obras, ya fueran estas creación del propio autor, o interpretación de otro artista. ¿Quién no ha quedado fascinado por El principito o Alicia en el País de las Maravillas, inconcebibles sin las ilustraciones que los acompañan?

Image
Jerusalén, Plato 51, 1804-1820.
Acuarela, 22,5 x 16,2 cm.
Yale Center for British Art, Yale University, New Haven.

De todos los artistas que se dedicaron a ello, mi favorito es el polifacético William Blake (a quien, no me avergüenzo de decirlo, conocí gracias a una canción de Héroes del Silencio). El caso es que este extraño personaje, autor de poesía, una singularmente complicada filosofía en la que el exceso conduce a la sabiduría, fue también ilustrador y grabador, tanto de sus propios trabajos como de obra ajena.

Por suerte para mí (y para otros como yo), The Allen Memorial Art Museum de Oberlin, Ohio, también tiene interés en él (entre otros) y ha organizado una exposición sobre libros ilustrado en la que el amigo William tiene un papel importante.

Image
Satán observando las caricias de Adán y Eva,
ilustración para El Paraíso perdido de John Milton, 1808.
Acuarela y lapicero sobre papel, 50,5 × 38 cm.
Museum of Fine Arts, Boston

Puedes visitar Representing the Word: Modern Book Illustrations hasta el 31 de julio de 2013 y admirar los puntos de vista que diferentes artistas tienen de diversas obras (¿te atreves a comparar sus cuadros con tu propia visión del libro?). Si Ohio te queda lejos, siempre puedes hacerte con William Blake Osbert Burdett y disfrutar de las ilustraciones en la tranquilidad de tu casa.