A SOÑAR SE HA DICHO

Freud no fue el primero que se interesó a eso que ocupa nuestras noches y no me refiero a lo que hacemos cuando estamos despiertos, sino a lo que sucede en nuestra cabeza, o más bien lo que fabrica nuestro cerebro, mientras estamos dormidos. En la época del Renacimiento, los principales maestros se empeñaron en buscar la mejor manera de representar lo que sueña un soñador. Partían de la base de que el sueño nos ponía en contacto con el más allá y que los sueños nos permitían evadirnos de nuestros cuerpos de alguna manera espiritual. Estas interpretaciones pasaron por la exploración del sueño en forma de revelación de otro mundo, en forma de transfiguración del vivir cotidiano, mezclado con la exploración erótica, o incluso, en forma de metáfora del arte mismo.

Rafael, El sueño del caballero, 1504. Óleo sobre álamo, 17.1 x 17.3 cm. The National Gallery, Londres.
Rafael, El sueño del caballero, 1504.
Óleo sobre álamo, 17.1 x 17.3 cm. The National Gallery, Londres.

Para entender mejor la manera en que El Bosco, Veronese, El Greco y otros se acercaron al tema del sueño durante esta época de libertad interpretativa y artística, El Museo de Luxemburgo nos presenta una exposición que estará activa hasta el 26 de enero de 2014 y que junta muchas de las obras del Renacimiento que se ocuparon del asunto. Para arroparnos en el tema y sumirnos en la profundidad del sujeto, han realizado el siguiente video:

Nosotros en Parkstone te proponemos nuestro ejemplar de Arte del Renacimiento que te permitirá soñar despierto sin alejarte de tu casa ni tomar ningún somnífero. No te quedes dormido y deja que tus sueños salten del reposo a la actividad.